Remiendos para la brecha

Reflexiones de un ambientólogo (agua, decrecimiento, sociedad, sostenibilidad, …)

Archive for noviembre 2009

Costa Coraza

leave a comment »

Una estación de las llamadas de segunda categoría. Un bus destartalado, diez horas de viaje, destino: la costa de Oaxaca, el pueblo de  Mazuntle. Reencuentro con el Oceáno Pacífico y con un paisaje y un paisanaje reconocible, esto ya sí es Centroamérica.

Y en medio de esto, centros de ecoturismo y lugares de hospedaje con mucho encanto a costa de todo el lujo, como La Casa del Arquitecto.

Un centro de investigación de tortugas  (un vetusto museo de vetustas) y una costa con muchos rincones por descubrir. Y ya que debe estar por aqui cerca … ¿por dónde se va a Macondo?


Un rato a pie y otro en los peculiares pick – up convertidos en colectivos, para a visitar Puerto Angel, que concentra su actividad en torno al muelle y la actividad pesquera. Y como fin de día, un buen rato de reflexión bajo un cielo estrellado que a veces ya es dificil de encontrar.

Al dia siguiente madrugón, unos mas que otros, para amanecer mientras se toma el primer baño del día y luego ir a recorrer en barco la costa, ver delfines y tortugas y darte un chapuzón con ellas.

Y a miles de kilometros, un desayuno a base de tortilla de patatas, empanada vegetal y pan de semillas, cuatro horas despues de levantarte y antes de ir a visitar los jacuzzi naturales que se encuentran en la costa.

Playa Ventanilla, Zipolite la playa de los muertos local, Playa Mermejita y un paseo por la playa con el mar de fondo que acabas grabando para que todos lo podais escuchar.

Y como punto final, salida hacia Chiapas en un bus nocturno con diez horas por delante, despedida de Oaxaca en Pochutla, la que bien podía haber sido la ciudad de los pajaros de Hitchcock.

Un buen descanso antes de una de las etapas mas importantes de este viaje: Chiapas.

Written by Juanjo Amate

18 noviembre 2009 at 1:29

Publicado en Lugares, Remiendos

Tagged with , , , ,

Chapulines

leave a comment »

Siguiente parada … Oaxaca

De entrada señalar que me veo rodeado de gallegos, al que llevo perennemente al lado, se suma una que se quedò en el DF y otra chica (saludos Natalia) que conocimos en el bus y con la que estuvimos visitando la ciudad el primer dìa.

En el trayecto aparecen los cactus, pasamos por las estribaciones de la Sierra Madre y por momentos parece que regresamos a Almería … pero no. Llegamos a Oaxaca, zona de mezcal y de un movimiento insurgente a raíz del fraude en las últimas elecciones generales que parece que ha dotado de un particular ambiente a esta ciudad.

Mural Oaxaca

Y si en Puebla encontraba el Papel Amate, aqui ya me encuentro con mi propia librería, Amate Books donde fue dificil resistirse a comprar libros pero si cayeron algunas postales que espero que lleguen …

En los alrededores y como lugares de visita, el yacimiento de Monte Alban, encima de varias lomas elevadas sobre los tres valles que ocupa la ciudad de Oaxaca, y maravillas naturales como el arbol de Tule (y sus 2000 años estimados y más de 50 metros de diámetro) o Hierve el Agua (una zona de aguas termales). Y el obligado recorrido por las fabricas de Mezcal (y la cata de innumerables variedades).

De regreso a la ciudad, una exquisitez, los chapulines (o saltamontes de diferentes tamaños que se utilizan como aperitivo e inclusive componente más de ensaladas y entrantes … si, crujen), lugares como La Biznaga, con un pastel de guayaba y chocolate increible y donde tomar una foto puede hacer que una señora te dé las indicaciones para llegar al paraiso en la tierra … (muchas gracias de nuevo y recuerdos a la michoacana Norma Ligia) y gente, mucha gente viajando, como el chileno Pancho, que vende en la calle documentales de los que desordenan conciencias para financiarse sus viajes por el mundo y encontrar nuevos documentales.

Gente que hace que el mundo sea un lugar más amable para vivir …

Written by Juanjo Amate

16 noviembre 2009 at 7:45

Idas y venidos

leave a comment »

Desperté en el asfalto, cubierto de hojas que cayeron ayer

me saludan los malos, los trileros y la gente de bien …

Primera etapa: Puebla. Una ciudad con una patente herencia del paso de los españoles un par de siglos atrás y que conserva una interesante arquitectura colonial y la cerámica que para los màs despistados se llama Talavera (adivinad de donde viene).

Y como atractivos cercanos, el volcan nevado Popocatepetl, conocido como el Popo y la cercana villa de Cholula con unos restos de pirámides pre-hispánicas entre los que se encuentran la que puede ser la pirámide más alta que se construyó, la duda es porque está enterrada y sobre sus restos se edificó una iglesia que impide que puedan hacerse excavaciones …

El Popo al fondo

Me veràs en la misma trinchera, con los faquires y los locos de atar

perderemos la guerra y a nadie le importarà

Paseando por Puebla hay rincones bastante interesantes, personalmente me quedo con la Plazuela y el Callejòn de los Sapos, por reunir pequeños locales de artesanos y otros lugares de peculiar encanto.

Callejòn de los Sapos en Puebla

En mi caso me llevè una gran sorpresa, aunque fuera algo que esperaba encontrar en este viaje. Encontrè un taller donde trabajan el Papel Amate (nahuatl: amatl) una herencia de las culturas prehispànicas de Mexico de hace màs de mil años, que se elabora de manera totalmente artesana a partir de la pulpa del Ficus glabrata. Y es que conocìa de su existencia desde que hace ya màs de veinte años visitó mi pueblo una exposicion Iberoamèrica en Tren (que nombre tan bueno para un viaje …) y recuerdo pasar las horas embobado mirando los cuadros de papel Amate y tener pendiente hacerme un dìa con una làmina con la que decorar mi casa.

Papel Amate

Pensaràs que aunque parezco un perdedor

soy un hombre con suerte …

Visitar el pequeño taller, contar a los maestros la anecdota de mi apellido (y jugar con el hecho de que a diferencia de muchos otros apellidos, el mío pudo hacer el viaje a la inversa, desde América hasta Andalucìa) y que me proporcionaran detalles como que este papel cuenta con la denominaciòn de origen y marca registrada San Pablito – Pahuatlàn – Puebla son recuerdos imborrables.

El viento mueve los cables de la electricidad

tal vez sea este el milagro que otros nunca veràn

Y para culminar la visita a Puebla (imposible dar todo lujo de detalles) una frase: Los peores antros, a las peores horas, están llenos de la mejor gente … y puede que eso fuese lo que ocurrió en El Realengo, un café de cantautores que todas las noches tiene musica en vivo y que reunió a una curiosa parroquia en torno a una guitarra e hizo que hasta dos tímidos españoles se lanzaran a cantar … prometo que nadie salió dañado (y para dar fe tenemos videos). La verdad es que fue una noche increible que nos permitió conocer a varias personas que fueron unos excelentes anfitriones (Recuerdos para todos ellos … ) y el primer ejemplo de las interesantes personas que seguro nos vamos a ir encontrando en este viaje.

Written by Juanjo Amate

12 noviembre 2009 at 3:32

Publicado en Lugares, Remiendos

El DF, calaveras y diablitos

leave a comment »

Es curioso, la primera etapa de este viaje que me va a ocupar las próximas semanas fue Mexico DF y coincidió con la fiesta de difuntos … una permanente vision de calaveras y diablitos y la onmipresente Catrina (el nombre que se le da a la representación en forma de mujer de la Muerte).

Muchos motivos y de muy diferente índole convergieron para que en esta ciudad comenzaramos nuestra travesía por Centroamérica;  un cúmulo de casualidades que fuese en esta fecha.

Después de las últimas semanas y con el lógico vértigo que muy diferentes sensaciones me han generado, un idea en la cabeza: No será el DF mi Macondo particular, a juzgar por una frase de Sabina (y de nuevo otra casualidad que vendría más adelante en otra ciudad …) aquella de “en Macondo aprendi que al lugar donde has sido feliz no debieras jamás de volver”  Pero … ¿cuando he estado yo en el DF?  que recuerde lo más cerca fue cuando viajé a la Ciudad de las Casualidades.

DF desde Torre Latinoamericana ..... Vertigo

Pero para vértigo, el de ver el DF desde lo alto de los 42 pisos de la Torre Latinoamericana.

Recorrer de nuevo Teotihuacan (y la recarga de energía positiva en su Pirámide del Sol), el Zócalo y la parte antigua que fuera Tenochtitlan, conocer Coyoacán a una hora diferente del día … pudieron generar esa sensación … los mismos lugares, incluso las mismas personas, pero una sensación diferente … pero no. Realmente la clave no es si volver o no a lugares y vivencias ya visitadas o vividas es algo que se debiera hacer y el riesgo que ello pueda traer, la clave es como se hace y en este caso  a mi la clave me la dió la Fiesta de Muertos que se celebraba en esos días.

Lejos de la visión triste y negativa de la muerte, se habla de fiesta precisamente por la necesidad de celebrar la muerte como algo positivo, como el fin de una etapa  que lejos de significar algo malo, representa que por fín estamos preparados para el comienzo de algo nuevo, una nueva fase, una nueva etapa … 

Calaveras y diablitos

Más señales. Hablaba en el post anterior del que iba a ser mi permanente (por que por el camino iremos encontrando de modo itinerante a otros y otras …) compañero de viaje, pero no os hablé de otra acompañante, una libreta Moleskine que pese a haberme acompañado durante más de dos años, no he sido capaz de empezar a usar hasta hace unas semanas y que me ayuda en todo momento a recordar lugares, reflexiones, trozos de canciones que rondan por mi cabeza en un momento dado y otros detalles … Una libreta que pese a su aspecto frio y serio (por la cubierta de piel de color negro) guarda en su interior muchos sentimientos … quizás como yo y por eso la elegí.  

Mi Moleskine junto al Pacifico

Y además representa perfectamente algo que he cambiado en los últimos meses, frente a la reflexión en  futuro y el pensar siempre en un momento mejor que el presente para hacer cosas, a veces tan simples como empezar a escribir en una libreta, a la afirmación robada a otro de Hoy es siempre todavia, toda la vida es ahora para hacer las cosas cuando las siento y me apetecen, sin pensar que puedan venir momentos perfectos para ello en un futuro.

Y si no: ¿Qué mejor momento que el presente para hacer lo que estoy haciendo?

Written by Juanjo Amate

10 noviembre 2009 at 1:54

Publicado en Lugares, Remiendos

Cambia, todo cambia

leave a comment »

Tantas veces me mataron,

tantas veces me morì

sin embargo estoy aqui,

resucitando …

Un año y un dia. Ese ha sido hasta ahora mi periodo de estancia en Honduras.

Lleguè cuando se cumplìan diez años del paso del Huracàn Mitch y salì un año y un dìa màs tarde, tras 152 dìas de  interminable crìsis polìtica que cada dìa parece màs que vaya a ser usada como un nuevo Mitch.

Me llevo de estos 366 dìas muchas sensaciones y vivencias, puede que hayan sido los dias en los que màs vivo me he sentido y en los que màs he aprendido, posiblemente lecciones que hasta ahora no habìa encontrado en libros, cursos y seminarios, sino que necesitaba encontrar en otros lugares. Momentos muy bonitos y momentos muy amargos. Ha habido de todo.

Gracias doy a la desgracia

y a la mano con puñal

porque me matò tan mal

y seguì cantando

(o en este caso, contando … nuevas vivencias)

Lo màs importante, que me pueda despedir diciendo un Hasta Luego, no ya de los sitios, sino de las personas. Que la relaciòn con algunas de ellas sea un punto y seguido y no un punto y final (aunque afortunadamente tambièn los hay) yla suerte de poder dedicar ahora unas semanas a hacer lo que querìa cuando llegue a Honduras: recorrer Centroamèrica.

Cantando al sol como la cigarra,

después de un año bajo la tierra,

igual que sobreviviente

que vuelve de la guerra …

En este año me he dado cuenta de que con más frecuencia de lo necesario se me olvida que lo importante del viaje a Itaca es el camino y los caminantes, no el destino. A veces ha llegado a pesar màs el hacer cosas que el vivir experiencias, aunque por fortuna, al final todo ha venido de manera que se me ha desordenado la cabeza la mente lo suficiente para poder darme cuenta de ello.

Hice un nudo en el pañuelo,

pero me olvidè despuès

que no era la ùnica vez

y volvì cantando …

Así que las proximas entradas (algunas ya en la cabeza y en la libreta para ser remiendos en los proximos dìas) seràn eso … el viaje de estas semanas, la gente que conozca (saludos a aquellos con los que ya me he encontrado y he invitado a conocer los Remiendos para la Brecha …) los lugares por los que pase y las experiencias que me lleve. O que nos llevemos, porque va conmigo un compañero de viaje … alguien que lo lleva haciendo ya 18 años. Más todos aquellos que me se que me acompañáis con la cabeza y/o con el corazón y a los que os gustaría acompañarme/nos en esta travesía. Espero que disfrutéis tanto como yo/nosotros.

A la hora del naufragio,

a la de la oscuridad,

alguien te rescatarà,

para ir cantando …

Y de fondo, desde hace muchos días en la cabeza, una versíon más de una canción que popularizó Mercedes Sosa … sirva de homenaje.

N.d.R.: Ya sabèis lo que me gustan las anecdotas y las casualidades. Hace ya un par de meses un post marcaba un cambio en el blog, se llamaba La ciudad de las casualidades y hablaba de eso, de como te puede cambiar la vida una casualidad. Quizás por eso este viaje empezó en esta misma ciudad. Pués bien, el cantante del que habla es este, Ismael Serrano, y la primera canciòn que oí al llegar a esa ciudad es esta, Como la Cigarra; que otra canción de este mismo cantante tenga algo que ver con lo que ocurriò después  o que esta canción que me despertó el animo me adelantara que otras cosas iban a cambiar y como me las tenía que tomar … puede que sólo sea fruto de la casualidad, quizás una casualidad que estábamos esperando.

Written by Juanjo Amate

7 noviembre 2009 at 1:54

Publicado en Remiendos