Remiendos para la brecha

Reflexiones de un ambientólogo (agua, decrecimiento, sociedad, sostenibilidad, …)

Armonía natural (Toscana III)

leave a comment »

Escaparnos a vivir al campo.

Los hay que sueñan/soñamos con eso y tratamos de ir orientando nuestra vida para que un día sea posible. Pero con frecuencia lo que parece utópico para algunos, los que ya lo han intentado lo señalan como casi heroíco, aunque los hay que pese a todo lo han conseguido. En unos casos es un mundo rural que casi agoniza falto de actividad y en otras son unas zonas rurales cuya identidad han sacrificado para tener algo de actividad. ¿Habrá termino medio?

Ese término medio fue una de las sensaciones que tuve en muchos de los pueblos de la Toscana, la de tener actividad, dinamismo sin haber sacrificado su esencia. De una u otra manera han logrado seguir vivas sin vender su alma al diablo de la construcción de viviendas. Cuando eso puede verse en las cercanías tanto de grandes capitales, como Florencia, como de ciudades medias como Siena, sin duda es fruto de que algo se ha hecho de modo diferente a como lo hemos sufrido en España, donde no se ha librado nada medianamente cercano a en 100 kms a una ciudad, por pequeña que fuera esta.

Y esa armonía se palpa en la conservación del patrimonio, en forma de calles o edificios, que no ha sido necesario cambiar para facilitar el paso de coches. Es visible en los campos  agrícolas que casi actúan como huertos de las propias casas, mostrando así que lo que es una agricultura amable y nada intensiva. Ya sea esa agricultura, sus vinos o sus quesos, los restaurantes en los que degustarla, talleres de artesanos o de reparación (que no todo es cultura de usar y tirar) de tapicería, muebles o bicicletas, pequeños establecimientos donde alojarse, pequeños despachos de profesionales en las más variopintas ramas o microempresas para trabajos más manuales. De eso se vive en la Toscana.

No se ven pancartas reclamando una Autovía Ya amparándose en el argumento del crecimiento y el desarrollo económicos, algo que de ser verdad, haría que España estuviera a la cabeza de Europa. Aqui saben cual es su patrimonío de verdad, natural, cultural, social o económico, y saben que para disfrutarlo hay que aclimatarse a otra manera de vivir las cosas, más tranquila, en la que deleitarse. Saben que la Toscana no se disfruta desde dentro de un coche a 100 km/h. Te van a seducir las sensuales curvas hasta llegar a alguno de sus caseríos o pueblos por entre campos de cereales o viñas, saben que te van a conquistar cuando te tengan con los pies en el suelo, levantes la cabeza para mirar sus torres, afines el olfato para encontrar de donde viene el olor a pecorino o el gusto para encontrar el sabor afrutado de un Madre Terra ecológico. Saben que estarás rendido a su pies cuando te agaches a beber el agua fresca de alguna de sus fuentes o te sientes a degustar unos funghi porcini.

Comparar la Toscana con la Ítaca particular puede ser aventurado, sobre todo por la distancia, por lo que ¿habrá una Ítaca algo más cerca? Toca seguir en camino …

Written by Juanjo Amate

24 septiembre 2011 a 18:36

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: