Remiendos para la brecha

Reflexiones de un ambientólogo (agua, decrecimiento, sociedad, sostenibilidad, …)

Grandes sueños y pequeños gestos

leave a comment »

No pienso ser yo el que de un apice más de popularidad a ese broker que sueña con que todo vaya un poco peor simplemente para ver si es capaz de hacer un poco más de dinero. La codicia personificada podeis conocerla aqui.

Pero más allá de repugnante, su discurso al menos tiene algo diferente, no era dificil saber que se estaban haciendo estas cosas y que esta era la hoja de ruta no desvelada de muchos de los causantes de la crisis financiera que ha derivado en una crisis económica o agravado la crisis ambiental que sufrimos desde hace años (y casualmente hoy entramos en déficil ecológico en el planeta tierra).¿A qué viene ahora tal arranque de sinceridad? Pues yo lo veo claro, puro marketing, a buen seguro ya habrá varios fondos de inversión, numerosas “Standar&Poor’s”  y otras “BarrickGolds” que le hayan ofrecido una suculenta cantidad a cambio de poner su know-how para ganar dinero especulando con la crisis a su servicio.Vamos, una muestra de la austeridad que nos exigen.

Nada nuevo bajo el sol, la situación actual ha dejado si cabe más a la vista que muchos tienen puesto precio a sus escrúpulos, aunque lo vistan de arranque de sinceridad o simplemente de silencio interesado. No hay otro modo de entender como un negacionista de los aspectos vinculados al cambio climático (tirando de manual de la mejor escuela Thatcheriana) ahora lanza un índice, via el Global Adaptation Institute, que mide dónde se dan las mejores oportunidades para hacer negocios con el mismo. A ver si nos aclaramos … ¿no quedamos en que no había tal cambio climático? ¿que adaptación y qué oportunidades va a haber en torno a algo que según tu, los tuyos y algún primo de los tuyos no existía?

Pero también encuentro una malintencionada actitud tras estas declaraciones, algo así como: “Hagáis lo que hagais, cambieis el gobierno, os manifesteis, boicoteeis ciertos productos o a ciertas corporaciones, no vais a tener ningún exito. Sólo podeis lamentaros y tratar de aguantar a que todo pase”. Tratar de minar las ganas de unos pocos individuos más, que ahora sean ellos los que bajen los brazos.

Puede que lo que busquen sea que nos invada el Sindrome de la Insignificancia del que habla Ramon Folch y al que se refieren en este artículo. No se trata de hacer nada, se trata de hacer algo dentro de nuestras posibilidades y teniendo en cuenta la escala correcta para medir su influencia (algo así como la suma de dos ideas sobre las que cayó un remiendo, 5 céntimos y La influencia) ¿No estaremos menospreciando nuestra capacidad de cambio como individuos pero también como miembros de algo colectivo?

Decía Saramago que hay dos superpotencias, una de ellas era Estados Unidos, que por lo que percibimos ha cedido su hegemonía a los Mercados, la otra, decía, era la opinión pública … ¿o es que también hemos cedido la nuestra?

Anuncios

Written by Juanjo Amate

27 septiembre 2011 a 17:05

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: