Remiendos para la brecha

Reflexiones de un ambientólogo (agua, decrecimiento, sociedad, sostenibilidad, …)

Archive for octubre 2011

Mitch y otros huracanes

leave a comment »

Como bien señalaba en el post del pasado viernes, se cumplen ahora 13 años del paso del devastador Huracan Mitch por Centroamérica, el cual es ampliamente recordado, además de por los efectos devastadores, por la gran ola de solidaridad que despertó en España, no en vano recuerdo que el verano de 1999 Joaquín Sabina inició su gira del disco 19 días y 500 noches en Huércal de Almería precisamente en un acto benefico a favor de las víctimas del Mitch.

Avatares y casualidades de la vida, sin haber tenido una relación más directa con Honduras ni Centroamérica, ni haber conocido mucho más sobre aquel suceso, aterricé en Honduras justo un 28 de Octubre, el día que se cumplían diez años del paso de Mitch, y ya desde el comienzo pude comprobar como la huella de mismo es algo muy patente aún en estos territorios.

De entrada una tormenta tropical (como fué en origen Mitch y como son tan habituales en estas fechas) hizo que desde el momento mismo en el que el avión entrase en terreno hondureño, comenzara a vivir en mis carnes la idiosincrasia patria y buena parte de las consecuencias del paso de aquel huracán. Mis primeras imágenes de Tegucigalpa son de la corta pista de aterrizaje de su aeropuerto cubierta de nubes, al igual que la lluvia y las nubes protagonizaron mi aterrizaje en San Pedro Sula y el posterior trayecto en coche hasta Tegucigalpa de noche, con zonas de carretera totalmente anegadas y la presa del Tablón desbordada por las lluvias, hasta llegar a Tegucigalpa, donde la lluvia hizo que durante casi un día no pudiera salir de El Hatillo debido a las caídas de árboles en la carretera.

Y serían las fechas o las circunstancias, pero fue entonces cuando me contaron y mucho sobre lo que supuso el Mitch para Honduras, otras muchas cosas las fui descubriendo a lo largo de los meses que estuve por allí.

Uno de los hechos que más me llamó la atención fue que en esa década se han elaborado numerosos planes, programas y muy diversos documentos sobre riesgos naturales, ordenación territorial, mitigación de catástrofes naturales, etc. Existe una información más que abundante, sin embargo anualmente se repiten los fenómenos de tormentas tropicales, incluso algún huracan y aún no ha habido temporada que se salde sin victimas, a pesar de toda esta planificación. ¿Por qué? Pues en mi opinión es vasta la información obtenida y elaborada, pero muy poco el conocimiento que ha sido generado como fruto de la misma. Vamos, que esa información no ha salido de los cajones, no se ha tratado de llevar a la práctica, no está interiorizada por parte de las autoridades, organizaciones y población en general, además de estar muy pobremente conectada entre sí. Creo que la gran carencia en este sentido ha sido la de que más que elaborar documentos, se debería haber creado conocimiento en torno la prevención, mitigación y gestión de desastres naturales, poner en práctica esto que viene a llamarse la Inteligencia Territorial para solucionar esta problemática.

El segundo de los hechos, que pude comprobar a través de mi trabajo como cooperante en Honduras, es lo que llamé “la institucionalización de la catástrofe“, entendiendo como tal el hecho de que lejos de buscar una efectiva prevención, mitigación o gestión, se me antojaba que los esfuerzos estaban dirigidos a lograr que cualquier catástrofe de tipo ambiental mínimamente asimilable a lo que fué el Mitch, sirviera para generar una nueva ola de solidaridad internacional similar a la que aquel despertó, y aprovechar la circunstancia para hacer caja. Percibí esta sensación no solo por el modo de abordarlas de las instituciones y gobiernos, sino por parte de ONG y agencias de cooperación internacional (que pensaban que sería la manera de prorrogar sus prebendas durante una temporada, a cambio de renunciar a estrategias y saltar de unos objetivos a otros muy diferentes según conviniera) y hasta sectores de la propia población. Análisis que después pude comprobar que coincidían con los que contenían obras como Honduras después del Mitch. Ecología política de un desastre de una editorial local.

Cabría pensar que algo ha cambiado, pero si lo ha hecho, puede que incluso sea a peor. Mi impresión es que la vulnerabilidad ambiental es aún mayor fruto de, entre otros muchos factores, las devastadoras políticas forestales y agrícolas que se han llevado a cabo, nada conscientes del escenario de la vulnerabilidad ante catástrofes naturales al que se enfrentan y su capacidad de mitigación de las mismas. Algo similar pasa con la institucionalidad del estado, se crearon organismos por doquier que sin embargo no cuentan con unas competencias claras y recursos suficientes, además de un marco legislativo bastante inadecuado (dudo que la extinta Ley General de Aguas de 1927 recogiera lo más mínimo sobre el papel de los recursos hídricos ante las catástrofes naturales) y así es difícil contar con una red de infraestructuras de transporte, energía y comunicaciones capaz de aguantar los periódicos envites de la naturaleza, no hay más que la fragilidad de algunas de las principales vías de comunicación, como la Carretera de Olancho. O puede que sea la actitud general, ese encomendarse a Dios, el iniciar hasta la más de las sesudas reuniones científicas con un rezo colectivo (al más puro estilo Tea Party, como bien cuenta Diego Fonseca en el flamante numero 4 de Orsai) lo que lejos de cambiar, quizás de ha agudizado. Mal vamos.

Se han cumplido ya trece años y apenas hace unos días nuevamente eran imágenes muy parecidas las que se asomaban a los televisores europeos, el escenario actual no es mucho más prometedor y la crisis climática amenaza con agravar estos fenómenos, pero como siempre, parte de los vulnerables que somos reside en nuestra capacidad de afrontar las amenazas, y puede que esa sea la mayor debilidad con la que se enfrenta Honduras, muy a pesar de años de solidaridad internacional en forma de cooperación. Quizás habría que haber empezado por ahí.

Written by Juanjo Amate

29 octubre 2011 at 16:10

Otros 28 de Octubre

leave a comment »

Hoy hace 12 años que nos dejó Rafael Alberti, uno de esos andaluces que posiblemente se educara sentado en el suelo o al que a la vuelta de su exilio político se le encontrara a media mañana tomando algo en un bar de El Puerto de Santa María, andaluz por los cuatro costados, diría un señoritingo de ciudad con desprecio, andaluz por los cuatro costados a buen seguro diría Alberti, con acento andaluz, deje gaditano y mucho orgullo.

Hoy hace 13 años que Centroamérica vivió una nueva tormenta tropical, quizás la más conocida, que alcanzó el rango de Huracán y que marcó la zona de manera que aún hoy son visibles las huellas y cicatrices, hoy hace 13 años que el Huracán Mitch sacudia El Salvador, Nicaragua y Honduras y, no sabemos si para bien o para mal, cambió para siempre a esta región.

Hoy hace 3 años yo partía de viaje a Honduras y se creaba la brecha que dio origen a estos remiendos. Llegaría justo en las “efémerides” del huracan, será la “ironía centroamericana”

Hoy hace un año que descubría, a la vez que se nacía, el blog I Love Bicis el que a muchos nos gustaría haber hecho para contar historias que a muchos nos gustaría contar.

Y hoy 28 de Octubre, se ha ido Juan María Bandrés, no es que hubiera algo que me uniera a él, más allá de algunas anécdota familiar y el hecho de que posiblemente sea el nombre del primer político que recuerde, y alguien a quien siempre he seguido como defensor de los DDHH.

Written by Juanjo Amate

28 octubre 2011 at 12:59

Espejismos

leave a comment »

Es gratificante recibir una noticia que, por deseada y esperada, parecía que nunca iba a llegar. Esta era una de esas cosas que uno quería ver a lo largo de su vida, más allá de la mejor lluvia de perseidas de los últimos dos siglos o el partidazo del milenio.

Más gratificante aún si no resulta un fín, sino el principio de algo nuevo, con la carga de esperanza e ilusiones que ello acarrea consigo, pero también la responsabilidad que deposita en todos nosotros, adonde lleguemos a partir de ahora es cosa de todos.

Puede que ahora que el que durante mucho tiempo ha sido el tercer motivo de preocupación de la sociedad española está presto a desaparecer, sea el momento de aprovechar esta ola de autoestima, de que se puede, para ir a por los dos primeros. Puede que este sea el paso a la madurez que necesitaba la sociedad española, el necesario para soltarse de ciertas amarras que le aferran aún a 36 años de oscuridad, el primer paso para acometer las reformas necesarias que nos alejen de ellos.

Lo cierto es que se han cambiado los papeles, los optimistas ya no somos los que vemos espejismos, ahora son otros.

Dedicado a los que han perdido su razón de ser política con lo anunciado ayer, los que se empeñan en ver la tierra plana y seguir deseando que vuelvan … disfruten de su espejismo.

Written by Juanjo Amate

21 octubre 2011 at 11:13

La deuda con el Maestro

leave a comment »

Sobrevolaba la brecha la última vez que Lapido actuaba cerca … de forma que ya llevaba dos discos sin verle en directo. Dos discos en los que, será la percepción del que admira a alguien, creo que empieza a tener un minimo porcentaje del reconocimiento que merece, sea a fuerza de que otros como Amaral, Miguel Rios o Quique González no guarden reparos en halagos y colaboraciones, amén de versiones en sus últimos discos.

Por fin he saldado esa deuda. Había grandes motivos para hacerlo.

Un repaso por los seis discos para rendir tributo al Dios de la Luz Eléctrica presenciando la Luz de Ciudades en Llamas.

Para recordar Bellas Mentiras que nuevamente los trasladan a La Antesala del Dolor.

Para hacer el Mas Difícil Todavía justo Cuando el Angel decida Volver.

Para tener un faro, una referencia de modo que el día que esté Cansado y piense que Algo Falla, a La Hora de los Lamentos, lograr no sentirme En Medio de Ningún Lado, ver que existe El Más Allá y que es posible la Vuelta a Empezar.

O simplemente para seguir creyendo que esta sociedad de Zapatos de Piel de Caimán es en verdad nuestro Espejismo Nº 8, la tierra es plana y no tenemos motivos para tararear La Canción del Espantapájaros.

Para encontrarse con viejos compañeros de tripulación y volver a cantar juntos.

Y para ver que como todo gran Maestro, mima y cuida que surjan nuevos a su alrededor, como ocurre con Jean Paul. Perpetuando el oficio para que cada lamento siga haciéndose canción.

Written by Juanjo Amate

14 octubre 2011 at 19:08

Lo que da la tierra … (Toscana V)

leave a comment »

Otra de las señas de la Toscana es que hay pequeñas delicias gastronómicas que, al estar más cerca de la tierra como decíamos en otro post, posiblemente también lo están más a la mano, de ahí su abundancia.

Y no es sólo pasta, con sus Funghi Porcini o una pizza de casi cualquier ingrediente. Regada con una Birra Moretti de 600, volumen justo para no quedarse corta.

Es el pecorino, el queso de la zona, que bien puede pasar por un buen queso curado de la mejor zona de nuestra península. Es la cultura del aceite para regar las Bruschettas y el mimo al olivar.

Es una buena copa de vino del Chianti, ¿qué mejor nombre que Madre Terra para un buen vino blanco ecológico con su indicación geógrafica registrada? Y la viña como un elemento determinante del paisaje.

Es el trigo como pieza elemental de la cocina y como protagonista de las ondulantes colinas.

Es la maestría en sus postres, ya sea el Canolo traido de Sicilia, el onmipresente Tiramisú o una deliciosa Pannacotta. Pero también la maestría para hacer los helados más deliciosos que se puedan probar.Y todo ello acompañado del mejor cafe de Italia (que ya es decir) en la Taza de Oro, una cafetería son solera a apenas dos esquinas del Panteón de Agrippa (aunque ya hayamos saltado al Lazio).

Pero también es un aperitivo a media tarde en el Gargantúa mojado en un Tom Collins, bajar el nudo de la garganta de Siena con un Campari Soda o probar un Cuba Libre inolvidable al atardecer en una callejuela de Cortona.

Y ya que mana de la tierra y se mezcla con ella, que mejor que pasar la digestión en las aguas termales de Bagno Vignoni, rebozado al sol en barro blanco calizo.

Written by Juanjo Amate

10 octubre 2011 at 19:23