Remiendos para la brecha

Reflexiones de un ambientólogo (agua, decrecimiento, sociedad, sostenibilidad, …)

Los conflictos del agua

with one comment

Retomamos.  De nuevo en el agua.

Ha sido un verano tal cual se anunciaba, las reservas han aguantado, quizás la merma de la actividad económica ha contribuido a una contracción del consumo de agua y de ahí que la situación no haya llegado a ser tan crítica como pudiera haber sido años atrás. También es probable que el trabajo de esos años haya mitigado los efectos, reduciendo pérdidas y aportando nuevos recursos, aunque ha sido un verano no extenso de noticias en torno al agotamiento de fuentes y acuíferos.

Puede que la perspectiva de un otoño que palie la escasez de lluvia nos haga hablar ahora de conflictos en torno al agua de una forma más relajada, como sabiendo que no serán la espita que desate una explosión. De ahí artículos como Agua y Conflicto de hace unos dias. En el se remite al siglo pasado el origen de los conflictos por el agua, algo que si bien es así en cuanto a conflicto por la propiedad de determinados derechos en torno al agua, puede no ser exacto si tenemos en cuenta que precisamente los conflictos en torno al manejo del agua fueron impulsores de la organización social de los primeros grandes grupos de humanos sedentarios. Sin embargo no comparto (aunque entiendo que vaya) la referencia a la desalación, creo que la gobernanza es el factor fundamental que puede proporcionar una adecuada gestión de los recursos hídricos y la satisfacción del acceso a la misma como derecho humano que entiendo que debe considerarse.

Precísamente sobre eso hice unas notas meses atrás, el papel del agua como factor vertebrador de las sociedades, donde se pone de manifiesto que es uno de los elementos que impulsó la organización política en las sociedades humanas. Os dejo el documento, y el enlace a otras entradas que abordan este mismo tema. Debe ser la participación social, junto con una institucionalidad adecuada las que proporcionen el marco de referencia en el que determinar que tipo de gestión es la idónea para cada sociedad, a tenor de aspectos como su estructura económica, medio en el que se ubica y tecnología y conocimientos de los que dispone.

Podemos extraer la conclusión de que la gestión del agua ha sido uno de los exponentes de desarrollo social y en un escenario de crisis como el actual no es para menos. Sin duda el cambio en los modelos de gobernanza que se avecina,  producto del derrumbe del sistema económico, cultural y politico – social, con una fuerte raiz en la crisis ambiental y en el manejo de los recursos, nos lleva a tener que explorar nuevas fórmulas, como se está haciendo en la Semana Mundial del Agua. Algunos ejemplos de la necesidad de otro modelo de gestión son los que precisamente pone de manifiesto el exito de formulas de concertación y participación entre administraciones, empresas y organizaciones no gubernamentales, tal y como se señala en este artículo de The Guardian.  Donde destaco un parrafo:

Compartir conocimiento técnico experto, financiación y conocimiento local dispara las oportunidades económicas y asegura un desarrollo más responsable y sostenible y la sostenibilidad a largo plazo de las empresas. Los enormes   problemas que genera la escasez de agua garantizan que hoy en dia ningún tipo de organización puede resolverlos por sí misma.

Dicho esto, queda claro que la creación de una nueva institucionalidad del agua, con una participación más amplia y que de cabida a todo tipo de entidades y movimientos sociales están o no organizados, puede ser la clave del exito de las políticas de manejo de los recursos hídricos y sobre todo, para el efectivo reconocimiento y la implantación del derecho humano al agua.

Lo contrario, es ir directos a un Desierto.

Anuncios

Written by Juanjo Amate

31 agosto 2012 a 9:41

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Sin embargo no encuentro referencias en Planes Hidrológicos, ni en ningún otro tipo de programas de ordenación o gestión, parece invisible. Pienso que es un enfoque que se está olvidando, que por estar a medias entre lo técnico y lo cultural o patrimonial, puede quedarse en el camino y con él, perder parte de nuestra identidad, la que año a año se ha ido forjando en torno al agua y sus usos, sus limitaciones, sus aplicaciones, sus papel en nuestra cultura.

    silver account

    20 septiembre 2012 at 10:49


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: