Remiendos para la brecha

Reflexiones de un ambientólogo (agua, decrecimiento, sociedad, sostenibilidad, …)

Posts Tagged ‘las manos de filippi

Fútbol 2010

leave a comment »

Tomado de “El fútbol a sol y sombra” de Eduardo Galeano (con una primera edición de 1995 y una segunda de 2006) un libro que dedica a aquellos niños que con los que se cruzó un dia de su exilio en Calella, que venían de jugar al fútbol y cantaban: Ganamos, perdimos, igual nos divertimos nada más lejos del conglomerado de intereses socio-políticos y económicos que desde hace unos años mueve este ¿deporte?¿espectáculo?¿negocio?. En este libro Galeano da muchas perlas sobre este asunto, os traigo una:

El Mundial del 78

… Participaron diez paises europeos, cuatro americanos, Irán y Túnez. El Papa de Roma envió su bendición. Al son de una marcha militar, el general Videla condecoró a Havelange en la ceremonia de inaguración, en el Estadio Monumental de Buenos Aires. A unos pasos de allí, estaba en pleno funcionamiento el Auschwitz argentino, el centro de tormento y exterminio de la Escuela de Mecánica de la Armada. Y algunos kilómetros más allá, los aviones arrojaban a los prisioneros vivos al fondo del mar.

“Por fin el mundo puede ver la verdadera imagen de Argentina”, celebró el presidente de la FIFA ante las camaras de televisión. Henry Kissinger, invitado especial, anunció:

– Este pais tiene un gran  futuro a todo nivel.

Y el capitán del equipo alemán, Berti Vogts, que dio la patada inicial, declaró unos dias después:

– Argentina en un país donde reina el orden. Yo no he visto a ningún preso político.

… El Almirante Carlos Alberto Lacoste era el hombre fuerte del mundial … ilusionista diestro en la evaporación de dólares y la fabricación de fortunas súbitas, se apoderó del Mundial a partir del misterioso asesinato de otro militar encargado de la tarea. Lacoste manejó sin control inmensas sumas de dinero y al parecer se quedó, por distraido, con algunos vueltos. El propio Secretario de Hacienda de la dictadura, Juan Alemann, cuestionó aquel despilfarro de fondos públicos y formuló algunas preguntas inconvenientes. El almirante Lacoste tenia la costumbre de advertir:

– Después no se me quejen si les ponen una bomba …

Y una bomba estalló en casa de Alemann, en el exacto momento en que los argentinos gritaban el cuarto gol del partido contra Perú.

Al final del Mundial, en recompensa por sus afanes, el almirante Lacoste fue nombrado vicepresidente de la FIFA.

Y Si la Selección Nacional es un Ministerio más del Estado … ¿no le han llegado los recortes?

Written by Juanjo Amate

2 julio 2010 at 21:12