Remiendos para la brecha

Reflexiones de un ambientólogo (agua, decrecimiento, sociedad, sostenibilidad, …)

Posts Tagged ‘Oruro

Las cloacas se llenan de oro

leave a comment »

Nos hemos acostumbrado a conocer los dramas de la minería con el paisaje de fondo de minas a cielo abierto en Chile o Perú, los socavones de Potosí o Huanuni en Bolivia … pero la historia de Alberto Arce sobre una gran cloaca en la ciudad de Guatemala es trasladar la misma historia a un nuevo escenario. Pero la miseria aprieta y hace que se busque allí donde hay una beta y aquí la beta es arrastrada por las aguas fecales de las alcantarillas.

No la leeréis en un medio de comunicación español, aún cuando al otro lado ha tenido una repercusión bastante importante. Es lo que tienen las crisis financieras, las deudas, la austeridad y los recortes, que no dejan espacio para otras historias. Aquí la tenéis.

Un lugar lejos de estadísticas, de crónicas, de lo convencional, una mina creada a partir de la actividad humana para cerrar un ciclo o abrir otro, pero siempre vinculados a la misma fiebre por la codicia de oro.

Anuncios

Written by Juanjo Amate

6 noviembre 2011 at 13:03

Las manos manchadas de Barrick Gold

with 2 comments

soy lo que dejaron

soy todas las sobras de lo que se robaron

Recuerdo perfectamente cuando fue la primera vez que me hablaron de Barrick Gold, fué hace poco más de cinco años, en Oruro, en el altiplano boliviano y posiblemente lo hiciera Daan Jaansens o Cesar Padilla.

Allí conocí los entresijos de la minería de metales preciosos, cómo la extracción de oro y plata era una de las actividades más contaminantes y a la vez se hacía con mayor impunidad, sin ningún tipo de control o legislación que impidiera muchos de sus nocivos efectos. Seguro que fué la primera vez que apuntaron a Barrick Gold como la compañía minera más sucia del planeta, por sus métodos de extracción y creo también que por su comportamiento sobre el respeto hacia la soberanía de los pueblos indigenas.

tu no puedes comprar el viento, tu no puedes comprar el sol

tu no puedes comprar la lluvia, tu no puedes comprar el valor

tu no puedes comprar las nubes, tu no puedes comprar los colores

tu no puedes comprar mi alegría, tu no puedes comprar mis dolores

Desde entonces he seguido la pista del proyecto Pascua Lama, por desgracia no el único de los que trata de desarrollar Barrick Gold pero si el que mayor contestación social está recibiendo. Ya sea a través del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales, de CATAPA o de la OCMAL (en este artículo podéis encontrar mas información de todos ellos) he ido siguiendo las atrocidades, el hostigamiento, las lucha, las derrotas y las victorias que se dan en torno a Pascua Lama. De hecho este proyecto fué unos de los referentes en la Conferencia Internacional sobre la Minería sobre la que cayó un remiendo desde Antigua hace ya dos años , donde Leire nos contó muchos entresijos del proyecto.

Ya bastantes buitres tenía en plantilla Barrick Gold como para seguir haciendo fichajes, pero claro, aquel que ya traía las manos sucias, qué remilgos va a tener para seguir manchándoselas, un día será armamento, otro oro,  después diamantes para terminar especulando con alimentos. Al fin y al cabo no es la materia en sí, sino el dinero que hay detrás lo que atrae a estos carroñeros. Para JMA la hoja de ruta es clara, si hace una decada aprobaba leyes que han favorecido que se esquilme el mercado inmobiliario en España para varias generaciones, después han coqueteado con inversiones víricas que han dejado a buena parte de la banca internacional sin defensa alguna y con el mercado energético en busca de suculentas primas y ahora fijan su vista en la especulación de materias (la onza de oro no ha parado de crecer de precio en los últimos años, convirtiéndose en un refugio de grandes capitales avidos de inversión rentable a la vez que ràpida) veremos cual es la jugada, eso si, estos jueguecitos de Monopoly seguimos financiándoselos entre todos a través de su pensión vitalicia, vamos, como ponerle pensión hasta al Capitan Morgan para que siguiera asaltando barcos en el Caribe.

A veces prende en Latinoamérica el sentimiento de que los españoles les robamos mucho, y aunque pueda parecer que ese mucho puede contarse en onzas de oro y plata, a buen seguro fue más lo incontable que nos trajimos. Pero echando cuentas, es más lo que les están robando actualmente las transnacionales, en cantidad, en valor y en lo inmaterial, y ante esto si que no se puede ser complice, ya sea desde este lado de la brecha o desde aquel, donde muchas veces se acepta el saqueo en pos de un espejismo de desarrollo y bienestar que no llega. Será porque ese desarrollo y ese bienestar viene caminando, de la mano de todos, sólo tenemos que ir a acompañarlo.