Remiendos para la brecha

Reflexiones de un ambientólogo (agua, decrecimiento, sociedad, sostenibilidad, …)

Archive for septiembre 2009

Pulso a los “poderosos”

with one comment

¿Cuantas veces hemos oido esa expresión para hacer entender que es la justicia social la que mueve las decisiones de los gobiernos?  Y cuantas veces a continuación nos hemos preguntado: ¿de verdad?

Puede que el error esté en lo que apreciamos que son los Poderosos, para la sociedad civil los Poderosos pueden ser los empresarios, los grupos influyentes, los que son capaces de incidir determinantemente en la toma de decisiones, incluso los propios gobiernos.

Sin embargo puede que los gobiernos tengan muy claro, pese a lo que se diga en la calle, que los “poderosos” son los ciudadanos, la opinión publica, la sociedad civil … quizás por eso toma las decisiones que toma, en contra de estos “poderosos”.

Existe una ciudad donde los niños nacen con enormes cantidades de plomo en la sangre, La Oroya en Perú. Una ciudad en manos de uno de esos Poderosos, la multinacional minera estadounidense Doe Run.

Y como podemos ver en esta noticia, el congreso de Perú tiene claro que debe retar a un pulso a los “poderosos” y por ello, por quinta vez, alarga el plazo que da a esta empresa para simplemente cumplir con los requisitos legales en materia ambiental que le son aplicables, vamos para cumplir la ley, sin más.

Pese a que los metales valiosos como oro, plata y platino han subido de precio tanto en los ultimos años que son el actual refugio de los grandes capitales, los problemas económicos han estado entre las justificaciones dadas por la propia empresa.

Y lo peor es el terrible dilema de los habitantes de la ciudad al enfrentarse a un futuro sin trabajo o sin salud … ante eso:  ¿que elegir? Sea lo que sea, dejemos que lo decidan los “poderosos“.

P.D. Ejercicio de agudeza visual: Los Poderosos no son los mismos que los “poderosos”.

Written by Juanjo Amate

25 septiembre 2009 at 8:23

Publicado en Lugares, Remiendos

Tegucigalpa Now

with one comment

Y que contaros, si os desayunáis, coméis y cenáis con imagenes y comentarios en radio, televisión, prensa, facebook y demás.

Que 42 horas de toque de queda son una jodienda (y perdonad por la expresión, es la mas suavemente aproximada que encontré). Que te pille este lio con la nevera en las últimas también.

Pero que den apenas siete horas para aprovisionarse antes de fijar un nuevo toque de queda indefinido … pues es una locura y solo lleva al caos, y eso ha sido hoy Tegucigalpa, colas, atascos, carreras … en gasolineras, bancos, supermercados, … y todo para poder comprar y abastecerse de lo que cada uno considere necesario para un espacio de tiempo que no conocemos …

Sumale una marcha en favor de Zelaya, cortes de calles y zonas de la ciudad por parte de la policía y ejercito y tienes el coctel perfecto para que cualquier chispa puede generar graves problemas …

Asi lo resume El Pais de hoy:

Desde la frontera de El Salvador hasta la misma puerta de la Embajada de Brasil en Honduras, en el corazón de Tegucigalpa, sólo se ven policías y militares. El presidente depuesto, Manuel Zelaya, se encuentra en una casa sitiada en medio de un barrio sitiado, sin agua ni luz, en el centro de una ciudad aislada, capital de un país fantasmal.

Y uno se encuentra en Tegucigalpa con imágenes tan curiosas como esta …

La Policia escolta a Ronald McDonald

Written by Juanjo Amate

24 septiembre 2009 at 3:23

A que me recuerda esto …

leave a comment »

Leo la columna de hoy en El Pais Andalucia de Luis García Montero:

Hay días en los que uno se levanta hermanado con la naturaleza. Abro la ventana y miro al cielo. Las nubes oscuras imponen un desamparo desvaído. Se parecen a mi estado de ánimo. Miro a los tejados y a la calle. La lluvia deja un rastro fatigado, un barro de pesadumbre en los ojos. Se parece a mi estado de ánimo. Nos es que se acerque el otoño, ni si quiera que se haya dejado ver con unos días de antelación. Es que se nos ha caído encima. Abro el ordenador, me pongo a leer, a escribir, y mis manos se vuelven cada vez más amarilla, más débiles, como las hojas secas.

La biblioteca me observa con una mirada de bosque envenenado por los ciclos de la descomposición. Entonces me rebelo, porque la naturaleza no llega a tanto. Los árboles de la calle están serios, pero conservan todavía el verde saludable del verano. Estoy seguro de que si salgo, compro el pan y el periódico, para volver a encontrarme en el papel con las noticias que he leído en la pantalla, mis pasos no levantarán en las aceras este rumor metálico a hojas secas que hay en los pasillos de mi casa. Llaman a la puerta, abro, recojo el paquete del mensajero, vuelvo a la mesa de trabajo, piso las hojas secas que invaden el suelo, me siento, intento escribir de nuevo y me asustan mis manos quebradizas.

Puedo hacer un esfuerzo por mantener mis ideas, por buscar rincones en los que se hayan escondido los optimismos de la primavera y las tardes apacibles y meditativas del verano. Me gusta pensar bajo el azul de agosto, mientras camino por una playa de la bahía de Cádiz. Por eso puedo ponerme a la búsqueda de una playa en cualquier cajón, en cualquier armario de mi cabeza. Pero si me fallan las manos, si se convierten en hojas secas imposibilitadas para escribir, sólo encontraré en los armarios ropa de invierno, impermeables asustados, el abrigo que guardé con un botón descosido. No hace tanto frío en la calle, no están las cosas tan mal, pero yo me he levantado hoy con mal pie, y además he ido a pisar encima de un montón de hojas secas en los pies de mi cama.

Cuando el alma se parece a las hojas secas, el otoño se nos cae encima como un tiro de gracia. Así que hay que esforzarse por no exagerar. Otra gente está peor. Acaba de hacerse oficial que por primera vez hay en la tierra más de 1000 millones de hambrientos. Como en la memoria no sólo se enredan las playas de agosto, sino también las cifras del invierno, recuerdo que hace dos años había 800 millones de hambrientos. La crisis y la especulación alimentaria han provocado doscientos millones más de hambrientos en dos años. Hay gente mucho peor, desde luego. Pero el estado de ánimo, además de con el hambre física, tiene que ver con las costumbres del pensamiento. Uno se siente como una hoja seca cuando la realidad, los países, las informaciones, piensan las cosas de una forma muy distinta a como uno alcanza a comprender.

Hace un año todo el mundo tenía claro que las causas de la crisis debían buscarse en los desmanes del capitalismo especulativo. Hoy todo el mundo parece identificar la sensatez con unas reformas laborales y unas opciones de derechas que se parecen mucho al capitalismo especulativo. A nadie parece preocuparle que en medio de una situación grave el líder de la oposición ordene a la patronal levantarse de la mesa y romper el diálogo con los sindicatos. Todo el mundo ve como signo peligroso de inestabilidad que el Gobierno negocie con las minorías de izquierdas una rectificación para ampliar las ayudas a los parados de larga duración. No me gusta defender a un Gobierno con el que no me siento identificado. Pero me asusta la alternativa que se está ofreciendo para esta crisis. Me siento como una hoja seca. Aunque sospecho que hay algunos amigos que comprenden ahora mi melancolía. Bienvenidos a la intemperie.

Los que seguís estas lineas sabéis que cuando encuentro a alguien que en un texto o en una melodía ha descrito mis sensaciones mejor de lo que yo lo haría, prefiero colgar el original a tratar de hacer una mala copia. Y en este caso, además se me ha venido inmediatamente a la cabeza uno de los discos de Niños Mutantes que llevaba mucho tiempo sin escuchar, Otoño en Agosto, aunque durante una epoca fué de los que tenia de fondo contínuamente. Así que con un guiño hacia lo vivido y lo pasado en el último agosto, me he acordado que una de las canciones que más me gustaban de ese album era esta:

Y si es posible un Otoño en Agosto … ¿quien dice que no puede haber una Privamera en Septiembre?

Written by Juanjo Amate

19 septiembre 2009 at 6:48

Publicado en Remiendos

Ingravidez

leave a comment »

… You were so tired happy (Eras tan infeliz)

bring down the goverment they don’t speak for us … (derriba al gobierno, ellos no hablan para nosotros)

Uno de los lugares de Honduras que desde el primer dia me han recomendado para visitar han sido las Islas de la Bahia (fundamentalmente Utila y Roatan) y los Cayos Cochinos, en la costa Atlántica o Caribeña. El encanto de estos lugares es bien distinto, mientras que Roatan es una Isla – Resort infestada de turismo, grandes restaurantes y hoteles, en los Cayos Cochinos perviven (donde otros resorts les han dejado) comunidades de garífunas que viven de la pesca y el turismo a pequeña escala (te alojan en su casa y te preparan la comida si vas en grupos pequeños). En el caso de Utila solo me la recomendaban por una cosa: Bucear (para alguien que pese a ser de Almería tenía un miedo irracional a nadar o bucear en profundidad … pues me hacía plantearme la visita … y sin embargo ¿por qué no?)

En el muelle de Alton's Dive Center en Utila.

… I´ll take the quiet life, a handshake of carbon monoxide …

(Obtendré la vida tranquila, un puñado de monoxido de carbono)

La experiencia ha sido increible, superados los miedos iniciales e iniciáticos, hemos disfrutado de unos fondos con arrecifes de coral increibles (no en vano se dice que esta es la segunda mejor conservada barrera de coral tras la Gran Barrera Australiana) y la experiencia de aprender y prácticar la técnica del buceo, llegando hasta 30 metros (un edificio de entre 11 y 12 plantas), comprobando la bioluminiscencia en un buceo nocturno y deleitándonos con una diversidad de flora y fauna marinas totalmente alucinantes (estar dentro de un documental de Jacques Cousteau).

Corales en los fondos de Utila

Imagen de coral en Utila

Peces en arrecife de coral en Utila

¡Ya soy buceador!

Y para completar, desde Utila fuimos a bucear a Cayos Cochinos, concretamente justo al frente de la isla donde pululan durante varias semanas la terna de famosillos españoles del programa Supervivientes. La verdad es que el lugar es paradisiaco, hasta que ves los hotelitos que están invadiendo las islas, y los fondos están bien conservados, lo que permitió que bucearamos con tortugas, meros, langostas y un sinfin de peces. Después, visita y comida en el Cayo de Chachahuate …

Pescador en Cayos Cochinos

En el Cayo de Chachauate

Cayo de Chachahuate

Completar la experiencia con la oportunidad de bucear entre atunes, delfines y varios tiburones ballena ya fué la guinda perfecta y una suerte que no siempre logras encontrar en Utila.

… No alarms and No surprises, please …

(Sin alarmas y sin sorpresas, por favor)

La ingravidez puede hacerte sentirte bien o puede hacertelo pasar muy mal, no siempre es fácil o placentero sentir que se difuminan tus principales puntos de apoyo y te meces a merced de las corrientes. La ingravidez puede ser una sensación fisica o un estado mental. Creo que precisamente esa falta de apoyo, ese no poder asentarme firmemente sobre mis pies, era el miedo que me daba bucear, lo que me atenazaba. Verme capaz de ser mecido por las corrientes, vengan de donde vengan, y disfrutar de esa sensación de dejarme llevar. Saber que soy yo, con mis reacciones y decisiones, el que controla el rumbo, que suba o que baje, que avance o no, es algo indescriptible, pero que me ha servido para sentir de una manera física lo que no es sino un pensamiento, algo mental …

Written by Juanjo Amate

18 septiembre 2009 at 7:15

Encantado, Sr. Oceano Pacifico

leave a comment »

Oceano de sol

por ti alcé la voz

sin donde ni con quien …

El Salvador, el país mas pequeño de Centroamerica, el único que sólo tiene costa a un océano, el Pacífico y el lugar donde iba a cerrar otra brecha, la de conocer ese océano y completar el viaje del Atlántico al Pacífico, la razón de ser del itsmo centroamericano.

Y aprovechando una visita a San Miguel, dentro de un proyecto conjunto entre organizaciones de base de Honduras y El Salvador en torno a la gestión del agua, una reunión en El Cuco propició el encuentro, Encantado, Sr. Océano Pacifico.

En el Oceano Pacifico - Playa de El Cuco

Curiosamente El Cuco fue uno de los lugares afectados por el Huracan Mitch, hace ya casi once años y precisamente aqui un proyecto de la Junta de Andalucía permitió que varias familias que perdieron sus viviendas se reubicaran en una zona con menor riesgo, formando un barrio con referencias a Andalucia.

Cruce de Calles en El Cuco - El Salvador

… puedo recordar sueños

de un millón de años atrás …

Pero el motivo fundamental de la visita era conocer y apoyar el trabajo que UNES (Unidad Ecologica Salvadoreña) y FUMA (Fundacion Maquilisuat) estan realizando en pos de la declaración como Reserva Natural de la Laguna Olomega. La misma tiene un importante valor ecológico y social e incluso cuenta con valores suficientes como para ser incluida dentro de la red de Sitios Ramsar por su importancia ornitológica.

Durante estos días lograron que representantes de los gobiernos de los cuatro municipios que comparten la Laguna Olomega suscribieran su compromiso para apoyar la declaración de Reserva Natural y de visita a la misma pudimos comprobar el excelente trabajo realizado para fortalecer el tejido social de los municipios ribereños y apoyar iniciativas que generen empleo  y desarrollo sin comprometer los valores naturales de la Laguna.

Vista de la Laguna Olomega, al fondo el Volcan San Miguel

En todo caso, el encuentro ejemplifica lo importante que es el trabajo conjunto de las organizaciones en materias tan amplias como la gestión de los recursos hidricos y que en un territorio como Centroamerica, son muchas las lecciones aprendidas que pueden ser compartidas y hay numerosos temas en común que necesitan enfocarse desde una óptica regional, como podrían ser las acciones de adaptación al Cambio Climático, en especial aquellas relacionadas con la gestión de riesgos y el manejo del agua. Y por encima de todo, cómo deben ser las organizaciones de base las que se organicen y traten de poner en práctica iniciativas económicas que les permitan conservar su entorno natural e incidir para que las políticas a nivel local, nacional o regional apoyen estas iniciativas y refuercen la conservación ambiental.

Espero poder celebrar muy pronto la Declaración de la Reserva Natural de la Laguna Olomega, quizás con un baño en el Océano Pacifico …

… yo partí hace mucho tiempo ya

soy el fruto de la relatividad …


La ciudad de las casualidades

leave a comment »

Imagina una ciudad de la que conoces detalles a partir de una canción de uno de tus músicos favoritos.

Cuando llegas a esa ciudad algo de naturalidad, de lugar ya visitado te invade, sin embargo, nunca has estado allí.Vas en el taxi desde el aeropuerto recorriendo rincones que has tarareado miles de veces, hasta ahora solo eran sonidos, ahora ya son imagenes.

Dejas tus maletas en el hostal, sales a dar un paseo, y en el primer parlante/altavoz que te encuentras en la calle, suena una canción de ese mismo cantautor. Que casualidad, piensas.

En esa misma ciudad, en un lugar más dado a la seriedad y al silencio que a la conversación y la diversión, conoces a alguien. Una puerta … una mirada … un Hola … Y de nuevo la casualidad y el mismo cantautor hacen que ambos queráis seguir encontrando juntos nuevas casualidades en esta ciudad  y queráis traducir a sentimientos la jerga con la que la describe en la canción.

Una ciudad y sus casualidades, que te llevan a hacer cosas que no te creías capaz de hacer o que pensabas que no harías en mucho tiempo.

Una ciudad que secuestra el tiempo de tu muñeca y te pide como rescate que pases más dias con ella, descubriendo nuevos rincones, nuevas casualidades …

… nunca has pensado en huir al sur para empezar de nuevo …

Written by Juanjo Amate

11 septiembre 2009 at 7:28

Publicado en Remiendos

De nuevo en Reconstrucción

with one comment

Siempre hay una primera vez para todo, siempre hay una primera ocasión en la que experimentas un sentimiento hasta entonces desconocido.

Puede que sea un sentimiento dulce o puede que sea la primera vez que desistes de algo, que pierdes la esperanza, que te desengañas, que caes derrotado. ¿o acaso siempre que sufres eso lo vives tan amargamente que te parece que siempre fuera la primera vez?

Siempre hay una primera vez para todo … hasta para repetir video en este blog, pero es que no encuentro otro que recoja tan bien todo lo que estoy viviendo …

Es el mejor momento sentir cambiar de nombre tantas cosas

y olvidar algunas caras en el cementerio del pasado …

Y tras un fracaso, tras un tropiezo, tras un error, tras un final … ¿qué viene después?. Pues al menos a mí me invadió un tremendo desasosiego, primero por no acabar de admitir la situación, a veces te paraliza más la sorpresa de verte rodando por el suelo que el dolor del tropiezo que has dado. Segundo ante el hecho de que inevitablemente mi vida había cambiado de repente y sin estar preparado. Puedes llamarlo desasosiego, llámalo miedo.

Un miedo que te paraliza. Un miedo que sólo te deja mirar hacia atrás. Un miedo que, mientras pulule por tu cuerpo, no te deja sentir ni hacer ninguna otra cosa. Un miedo que te lleva a buscar motivos y razones para situaciones que precisamente escapan de la razón para ir de la mano de los sentimientos. Un miedo que es proporcional a lo importante que es para tí lo que has perdido. Un miedo proporcional a la brecha que pretendes cerrar. Un miedo que sólo vences cuando asumes hasta que punto te tiene paralizado.

Es el mejor momento reconocer sentir a veces tanto miedo

y entender que justamente ese es el gesto más valiente.

Dice Galeano en un capitulo de su libro recopilatorio de articulos y discursos Nosotros decimos No que:  La mayor distancia es la inevitable, tambien otro genio, Lapido, lo describe francamente bien en esta canción Algo me aleja de ti.

Y una vez que entiendes que ya no puedes hacer nada, es cuando giras la cabeza y vuelves a mirar adelante. Empieza tu Reconstrucción…

Y aceptar que no todo es tan fácil y que no siempre los huesos aguantan el peso. Reconstrucción.

Deja entonces de haber momentos de reproche, te reconcilias con la situación y con el mundo. Deseas lo mejor a lo que queda atrás. Sacas de la maleta la ropa más alegre que tienes y decides volver a sonreir, puede que a alguien le llame la atención tanto buen humor tan temprano en la mañana.

Decides que a partir de entonces tu compañera de viaje y de cama sea Tu Felicidad (y aquellas personas que sean compatibles con Tu Felicidad, ya sabes que ella les hará un hueco gustosamente …) y te lanzas a vivir con ella nuevas sensaciones, nuevos lugares y a conocer a nuevas personas.

Es el mejor momento asumir que toda sabiduría y experiencia

no resisten a veces la fuerza de algunas corrientes.

Es el mejor momento comprender no poder ganar todas las veces

y entender que esa es la llave hacia un camino más amable.

Se cayó el castillito de naipes, pero ya barajé de nuevo las cartas …

Ahora , a un año y siete días después de iniciada la Primera Reconstrucción.

Ahora, siete días después de iniciada la Nueva Reconstrucción.

En ambos casos fue bien bonito mientras duró e inevitablemente será un capitulo muy importante de mi vida.

Y aceptar que no todo es tan fácil y que no siempre los huesos aguantan el peso. Reconstrucción.



Written by Juanjo Amate

10 septiembre 2009 at 2:11

Publicado en Remiendos